La música es un poderoso medio para comunicarnos y conectarnos con otras personas, dicen que se trata de un lenguaje universal y la verdad es que es muy importante en muchos aspectos de nuestra vida. Además conecta directamente con nuestras emociones, por lo que nos ayuda a mantenernos concentrados y atentos.

Para el salón de clases también puede ser una herramienta útil y no es necesario que seas un experto en el tema musical para que agregues diversión a tu salón de clases. Simplemente date la oportunidad de utilizar un poco de ruido al interior de tu aula y durante tus clases, esto mantendrá un ambiente relajado y fresco durante las clases.

Crea listas para momentos específicos

La tecnología nos da muchas oportunidades, existen aplicaciones como Youtube o Spotify con las que puedes crear rápidamente listas de reproducción en las que incluyas tus gustos, pero también el de tus alumnos, utiliza música instrumental para los momentos más callados del trabajo en el aula, explora ritmos para las transiciones o los cambios de actividad y úsala de vez en cuando para tomar pequeños descansos mentales.

Si no cuentas con aplicaciones para su uso una mezcla en un disco puede serte útil. Lo importante es que incluyas a tus alumnos en la exploración de nuevos ritmos y permitas la entrada a tu clase de géneros muy diversos.

Conoce sus intereses musicales

Una queja común hoy en día es la prevalencia de un solo género entre los alumnos, pero lo más probable es que entre tus alumnos exista una variada mezcla de gustos y preferencias, su te das la oportunidad de escucharlos encontrarás una vía accesible para conocerlos más a fondo e incluso diversificar las cosas que escuchan, tanto tú como ellos.

Prepara canciones que les gusten a todos y busca nuevos géneros que se parezcan a lo que les gusta, investiguen juntos nuevos cantantes, músicos y ritmos, esta es una excelente ventana a la investigación y el aprendizaje.

Descompongan canciones

Una buena forma de encender la creatividad entre tus estudiantes es a través de las canciones. Utiliza melodías y canciones para que tus alumnos recuerden datos e información interesante, puedes convertir la música en un método de estudio, para mejorar la memoria, ampliar su lenguaje, etc. Esto es algo común entre los docentes de idioma extranjero, pues conocen la fuerza de una melodía pegajosa.

No importa la materia que impartas, si crean una canción en la que incluyan los elementos químicos de la tabla periódica, los nombres de los Niños Héroes, las fórmulas de velocidad y masa o los diferentes reinos de la naturaleza, lo más probable es que no tengas problema para que lo anoten en el examen. Además los pondrás a pensar en verso, a divertirse con sus canciones favoritas y quizá descubras a los poetas en potencia de cada generación.

Si lo tuyo es el lenguaje…

Puede que tengas problemas para enganchar a los estudiantes a la literatura, mucho más a la poesía, sin embargo la lírica de las canciones es un excelente ejemplo de poesía, en ellas puedes enocntrar estructuras, rimas, metáforas, aliteraciones, hipérboles y todo tipo de figuras literarias, si quieres acercar a tus alumnos a las joyas de la literatura o emocionarlos con el lenguaje, pon a su alcance canciones populares.

¿Incluyes canciones en tu día a día? ¿Cómo reaccionan tus alumnos a este tipo de estímulos?

sergio

Author sergio

More posts by sergio