El SNTE y maestros del mundo intensifican acciones para garantizar el derecho de niños y jóvenes a la educación, ante la pandemia

03 de Abril de 2020 | Comunicación | Comunicado 16-2020


Comunicado 16-2020
Ciudad de México, 3 de abril de 2020

Líderes de sindicatos y organizaciones de trabajadores de la educación de todo el mundo, entre ellos el secretario general del SNTE, Alfonso Cepeda Salas, se reunieron, a través de una videoconferencia, para analizar la afectación de la pandemia del Covid-19 en la educación y emitir una resolución al respecto.

Durante el encuentro virtual del Consejo Ejecutivo de la Internacional de la Educación (IE), el dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) advirtió que una de las prioridades de los gobiernos debe ser garantizar el derecho a la educación de la niñez y la juventud, así como el salario y la seguridad social del magisterio, de la forma en que se está haciendo en México, pues los maestros contribuirán en gran medida a la salud emocional de la sociedad y a que se reactive el desarrollo de cada país, una vez terminada la pandemia.

Expuso que en el SNTE se han instalado comisiones de atención y seguimiento en las secciones de todo el país para atender a los agremiados y canalizarlos a servicios médicos de manera oportuna. Hasta el momento, informó, se tienen 10 casos de maestros infectados por Covid-19 y se lamentan dos decesos.

Asimismo, manifestó la preocupación de los docentes por la inequidad que representa para aproximadamente un 30 por ciento de estudiantes mexicanos no tener conectividad o acceso a los medios electrónicos para recibir el apoyo pedagógico que se brinda en esta emergencia.

En tanto, los representantes de los distintos sindicatos afiliados a la IE refirieron que el sistema educativo, como el resto de los sectores, no estaba preparado para un problema de esta magnitud, que acarreará también afectaciones emocionales y estigmatización entre quienes padecieron el contagio del virus. En países desarrollados, como Suecia, los esfuerzos se centran en atender a los alumnos que pertenecen a grupos vulnerables, pero en otros, como Chad, en África, no hay Internet ni electricidad en gran parte del país y los docentes no manejan las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC’S).

Cepeda Salas aprobó, junto con los otros 26 integrantes del Consejo Ejecutivo de la IE, la resolución en donde se expone que el confinamiento y cierre de escuelas por la pandemia ha afectado en el mundo a más de mil 500 millones de estudiantes, 63 millones de docentes y una gran cantidad de personal de apoyo escolar.

El documento detalla entre otros puntos que, si bien las herramientas digitales representan una opción para enfrentar esta crisis, hay un gran número de países en donde es imposible su utilización debido a la falta de computadoras, Internet y plataformas en línea o por el excesivo costo.

Mientras que para quienes sí tienen esa posibilidad, es importante llamar la atención de la pérdida de interacción y relaciones sociales con los docentes y el resto del alumnado, fundamentales para un desarrollo integral de las personas, por lo que los métodos alternativos de enseñanza durante la crisis deben ser medidas temporales que no sustituyan la presencia física de los estudiantes en las aulas.

Otras preocupaciones expuestas son que docentes y trabajadores de apoyo escolar de muchos lugares no están cobrando sus salarios, mientras que el personal que sigue laborando, como es el caso de los investigadores, no cuentan con las medidas de seguridad necesarias.

Ante estas situaciones, la IE, que agrupa a 32 millones de maestros de 171 países, pide a las organizaciones internacionales y regionales que se coordinen para abordar esta pandemia mundial con una respuesta coherente y eficaz.

A las instituciones financieras internacionales, solicita que generen recursos monetarios y los pongan a disposición para combatir la pandemia y sus efectos, sin añadir requisitos dañinos ni condiciones onerosas.

A los gobiernos de cada país, demanda que movilicen los recursos financieros, médicos y de salud mental, a fin de atender las necesidades, así como que antepongan el salario y la protección social de todos los trabajadores.

En el tema específico de la educación, la IE llama a que, una vez terminada la pandemia, los gobiernos incluyan a los profesionales de la educación y sus sindicatos en el proceso de reapertura de las escuelas; además, que garanticen la disponibilidad de recursos fiscales y humanos para procurar la plena recuperación de los sistemas educativos.

La organización internacional pone énfasis en que los gobiernos eviten convertir la desafortunada necesidad de depender de la educación digital y otros métodos de enseñanza en una excusa para proporcionar, en el futuro, una educación de calidad inferior, así como que no pasen por alto los peligros de la digitalización y la inteligencia artificial en las aulas, en lo que respecta a la pérdida del control público de la educación y los fundamentos de la democracia.

La IE exhorta a los gobiernos para que hagan un esfuerzo extraordinario en la protección de la salud y el bienestar de todas las personas y los grupos vulnerables de la población, entre ellos, los refugiados, los migrantes, las mujeres, los pobres, las personas con discapacidad, las mujeres víctimas de violencia de género, los pueblos indígenas y los adultos mayores, entre otros.

Finalmente, la Internacional de la Educación reconoce que la solidaridad es un requisito para enfrentar la crisis mundial.

GALERÍA

Noticias relacionadas