Como cada año, la Sección 25, que dirige el profesor Fermín Pérez Hernández, realizó la ofrenda a los difuntos a través del Janal Pixán, toda una tradición que se lleva a cabo en el edificio sindical con sede en Chetumal, con la presencia de integrantes del Comité Ejecutivo Seccional, equipo nacional, secretarios generales delegacionales y representantes de Centros de Trabajo.

La ofrenda o comida de las ánimas se dedica anualmente y desde el año pasado a todas y todos los trabajadores de la educación que han perdido la batalla ante el Covid-19, así como a los ex secretarios generales y colaboradores que se han adelantado.

Se dedicó una ceremonia y rezos, y se compartió la comida en una convivencia ya tradicional en la Sección 25 del SNTE.