El Centro de Convenciones Bicentenario fue la sede de la reunión entre los representantes sindicales de las secciones 12 y 44 con el Ejecutivo Estatal, en donde tomaron acuerdos de trabajo que buscan dar certeza y beneficios al gremio duranguense.

El doctor José Rosas Aispuro Torres, Gobernador constitucional del estado, recibió en su oficina al profesor Job Bernache Guzmán, Delegado Especial del CEN del SNTE en la Sección, 12 y al profesor Lorenzo Salazar Lozano, Secretario General de la Sección 44; acompañados de los representantes del CEN del SNTE, profesores Germán Contreras García y Mario Rodríguez Aguirre, quienes presentaron al mandatario estatal la agenda de trabajo sindical.

En su mensaje de bienvenida, Aispuro Torres reconoció la labor del magisterio en la implementación del programa Aprende en Casa II, en donde los docentes recurren a su experiencia y convicción docente para atender a sus alumnos a lo largo y ancho del estado.

Por su parte, los dirigentes sindicales pusieron en la mesa las necesidades de los trabajadores de la educación, como lo son el tan anhelado aumento del bono para los compañeros jubilados, así como el pago del bono pendiente al Sistema Homologado del nivel Medio Superior y Superior.

Referente al tema del Proyecto Apoyo de las Tecnologías Educativas y de la Información para el Personal al Servicio de la Educación, se llegó al acuerdo de retomar el fondo económico para dotar de equipo tecnológico a los docentes, con el fin de facilitar el trabajo que se desarrolla a distancia y virtual en las escuelas del estado.

En lo relativo a quinquenios, los representantes sindicales acordaron con el gobernador del estado conformar en los próximos días la mesa de trabajo SEP-SHCP-SNTE, que permita regularizar el pago de los mismos conforme a la ley, lucha magisterial que se ha venido llevando  a cabo desde hace varios años, buscando una solución definitiva.

Para finalizar la reunión, Bernache Guzmán subrayó que en la Sección 12 se trabaja con transparencia y rendición de cuentas y que el salario y prestaciones de los docentes agremiados al SNTE son un derecho intocable.