Recuerda la Sección 12 al Profe Richard, el gran amigo de los maestros.

Líder nato desde sus orígenes en la docencia, un dirigente que escuchó a todas las corrientes y unificó al gremio sindical, un normalista educado para servir a los demás y quien siempre tenía una sonrisa que regalar a quien lo saludara.

Así se expresan los maestros de la Sección 12 del SNTE de Durango de Ricardo Rentería Medina, quien fuera el líder sindical desde hace cuatro años. Este 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, lo recordamos con júbilo en un evento especial enfrente del tradicional Altar de Muertos.

Cuidando las normas preventivas por el enemigo invisible del COVID-19, el Comité Ejecutivo Seccional llevó a cabo la tradicional conmemoración del Día de Muertos, en esta ocasión dedicado con mucho cariño al maestro Ricardo Rentería Medina, conocido por todos como el Profe Richard, el gran amigo de los maestros.

Y es que pareciera que fue ayer cuando se le veía saludando a todos, entrando a las oficinas de la Sección 12, entre los pasillos y escaleras de la casona que alberga la parte administrativa del SNTE.

Con el celular en mano contestaba llamadas, mientras entraba rápidamente a las reuniones, apresurado, entre saco y corbata, siempre tenía tiempo para un sincero saludo y un abrazo, antes de que ese virus nos arrebatara esas fraternales formas de expresarnos.

Una mirada fija y analítica, deportista de afición, santista de corazón. Así lo demostró hasta el final, su camiseta lagunera de verde esmeralda lucía tendida entre flores cempasúchil, veladoras y colores mexicanos.

Un líder nato hasta en el deporte con los equipos que dirigió en aquellos campos donde aún se habla de su capacidad como director de equipos de fútbol.

Qué decir de los recorridos a los diversos sectores educativos. Si alguien pisó todos los municipios de Durango, se ensució los zapatos, tuvo el acercamiento directo con los maestros fue el profe Richard.

En las entrevistas hablaba de paradigmas, de nuevos horizontes por los cuales el magisterio debía transitar, no le tenía miedo al cambio, al contrario se adaptaba fácilmente a ellos. Hablaba de proyectos educativos progresistas, de reformas educativas y estructurales, sabía de todo.

Un hombre de acercamientos, de pláticas, de viajes, de travesías, de recorridos, historias y aventuras magisteriales. Siempre buscó el bienestar de los maestros a pesar de generar molestias en los gobiernos por defender los derechos de los trabajadores de la educación.

Siempre se recordará cuando enfrente de autoridades se mostraba firme y con solidez en el atril, enfrente del micrófono, las encaraba recordando que aún había adeudos para los maestros en la falta de pago de sus derechos laborales. Esos discursos ponían la piel chinita y soltaban aplausos entre los educadores asistentes.

La voz del profe Richard siempre estremeció hasta a los más consolidados. Su presencia generaba nerviosismo entre muchos.

Por eso, este 2 de noviembre las veladoras, el papel decorado, el aroma de flores, las calaveritas y las catrinas perfectamente vestidas, perfumadas y arregladas, volvieron a traer la memoria del gran Richard, sobre todo cuando una de ellas entonó aquella cinematográfica melodía “Recuérdame”.

Quien ahora suple su cargo, el maestro Job Bernaché Guzmán, fue el encargado en emitir esa arenga principal, con su toque característico y enérgico que se sumó a los mensajes de Lorenzo Ortega Flores, ex líder sindical de la Sección 12 y Flavio Humberto Bernal, representante del CEN.

Este 2 de noviembre la sección 12 del SNTE de Durango recordó a un hombre ejemplar, a un líder inteligente que logró unificar corrientes, un hombre que era respetado por diversos grupos magisteriales, un hombre que fue esposo, padre, líder magisterial, pero sobre todo un gran, gran amigo.

A inicios de este 2020 el maestro Ricardo Rentería Medina se nos adelantó en el camino de la vida. Ha sido un año muy complicado por la pandemia del COVID-19 y cuidando todas las medidas sanitarias este 2 de noviembre lo recordamos en el Altar de los Fieles Difuntos.

Quienes lo conocimos vimos a alguien que inmediatamente nos brindó todas su confianza, nos escuchó y nos abrió caminos. Personas como él son raros de encontrar en esta vida, aparecen en lapsos muy largos.

Su paso por estos caminos terrenales nos deja innumerables enseñanzas, como el agradecimiento, la lucha, la defensa de los derechos laborales, la tenacidad y sobre todo, la necesidad de trabajar por la unidad magisterial.

Este 2 de noviembre recordamos a Ricardo Rentería Medina, el Profe Richard, el gran amigo de los maestros.